El concreto se sigue utilizando en las construcciones porque es un material muy resistente, versátil, durable y económico. Se encuentra en todos los rincones del mundo y es el resultado de una mezcla de cemento portland, agua, agregados y aire. Su apariencia final puede parecer simple pero su interior es complejo.

El concreto, por sus características, puede tomar distintas formas, dependiendo del objetivo de la construcción. Es tan “fácil” de fabricar que en muchas construcciones producen este material en el mismo lugar, evitando así el traslado del pedido y gastos innecesarios de transportación.

Otros atributos especiales de este material son larga vida y bajo costo de mantenimiento, se desgasta poco ante la intemperie y es amigable en su uso y combinación con otros materiales, por ejemplo, la madera.

Se puede decir que, aunque ya existan muchas construcciones con materiales más ecológicos, el concreto no ha podido ser desbancado como la mejor opción por todas las anteriores virtudes. Es claro que el mundo necesita mejores más sofisticadas pero que, a final de cuentas, el concreto seguirá siendo parte de los pilares, cimientos y paredes de cada obra.

Y tu casa o edificio ¿de qué materiales está hecho?